Nos aliamos con Mutan, una asociación civil que genera proyectos desde el diseño para la construcción de una comunidad social y ambientalmente sustentable, para incorporar cestos separadores de residuos en nuestras plantas. El proceso es simple: se tritura el plástico para reutilizarlo como materia prima de nuevos objetos y diseña la tecnología que se encuentra detrás del procesamiento del plástico. Por ejemplo, las tapitas de plástico recicladas pueden volver a nosotros en forma de nuevos cestos, lámparas, bancos, y más.

La recolección de tapitas de envases evita que este plástico post-consumo termine enterrado o en el mar. Luego de recogerlas, se clasifican, se lavan y se trituran para su reutilización; transformándose en nueva materia prima. En este caso, 3.000 tapitas mutaron para convertirse en cada uno de nuestros cestos de residuos.

Queremos incorporar nuevos hábitos en nuestro día a día en las plantas. Por eso, nuestros colaboradores van a encontrar diferentes cestos debidamente rotulados:

    1. Un cesto para los “Reciclables” en donde pueden poner cartón, plásticos y vidrios, siempre limpios y secos.
    2. Un cesto para la Yerba y té, donde podrán tirarlos incluso si están húmedos.
    3. Un cesto para los Residuos generales, donde se tiran restos de comida o todo lo que no va en los otros dos.
    4. Un cesto para los Papeles, donde podrán tirar los papeles de impresora, de cuadernos, sobres, diarios y revistas; siempre limpios y secos. Lo que juntemos se donará periódicamente a la Fundación Garrahan.

Todas las acciones por más pequeñas que sean cuentan. Seamos protagonistas del cuidado del ambiente.

ODS 9, ODS 12, ODS 13